Nuestro Blog

Nuestro equipo de especialistas quiso compartir algunos artículos sobre tecnologías, servicios, tendencias y novedades de nuestra industria en la era de la transformación digital.

La mayoría de las compañías invierten cada vez más recursos en la administración y mantenimiento de sus aplicativos, resultado de sumar cada vez más tecnologías con distintas funcionalidades, haciendo más competitivo el negocio. Debido a la ya mencionada creciente inversión de esfuerzos, son varios los líderes de IT que han recurrido a la tercerización del mantenimiento de aplicaciones.

Este tipo de estrategia cuenta con diversos beneficios tan importantes como enfocar los talentos de la empresa en áreas de mayor valor agregado, como suelen ser la innovación y optimización de procesos varios.
Además, cuando se opta por la tercerización en la administración y mantenimiento de aplicaciones se logra que las empresas puedan garantizar el rendimiento en servicios predeterminados para sus requerimientos de soporte, así como en personal destinado a invertir tiempo valioso en el traspaso de conocimientos en materia de soporte.

Gracias a la tercerización se pueden optimizar procedimientos y procesos de la compañía que intervienen directamente en la administración y mantenimiento de los sistemas de TI, al mismo tiempo que se consigue una visibilidad plena de cada servicio de asistencia y rendimiento con respecto a los SLA.

¿Qué es Applications Management Services (AMS)?
El concepto de Application Management Services o mejor conocido por sus siglas AMS se basa en externalizar los requerimientos de soporte de una aplicación, valiéndose de un proveedor externo especializado en el monitoreo, revisión y mantenimiento de cualquier aplicación. En otras palabras, AMS hace referencia a la acción de delegar ciertos procedimientos que de preferencia no deberían ser realizados un equipo de TI interno, sencillamente porque es más eficiente que los realice un agente experto.

¿Cómo saber si necesito AMS?
Para decidir si es momento de aplicar AMS en una compañía deben considerarse lo siguiente:

  • El coste del mantenimiento y monitoreo de las aplicaciones se mantiene en aumento.
  • Toda aplicación suele presentar fallos, problemas o incidencia que deben esperar hasta 24 horas o más para que se determine y se repare la falla.
  • Usualmente, el equipo de desarrollo interno no suele tener la suficiente experiencia porque la complejidad del tema requiere de un enfoque único y de investigación constante.
  • También es importante en caso de que algún miembro del equipo abandone la compañía y no deje la documentación necesaria para hacer el traspaso de información.

Tipos de AMS que puede aplicarse a una empresa:
Cuando hablamos de tercerización, las compañías pueden decantarse por al menos dos fórmulas:

  • Subcontratación completa: se espera del proveedor un servicio total por lo que este se encarga de la gestión cabal de las actividades que se relacionan con el soporte, la actualización y optimización de las aplicaciones. De esta manera, el proveedor debe proporcionar no solo servicios de tecnología, sino que también deberá ofrecer recomendaciones e ideas para optimizar y evolucionar la aplicaciones de una forma más beneficiosa de acuerdo a los nuevos requisitos comerciales. Además, debe encargarse de estructurar, facilitar y aplicar iniciativas de innovación digital pertinentes.
  • Subcontratación selectiva: En este caso, se encarga al proveedor el manejo de solo un determinado aspecto de la gestión de la aplicación que puede ser solucionar problemas o hacer más eficiente la aplicación. También puede delegarse un conjunto de aspectos específicos como supervisión, gestión del rendimiento, solución de fallas e incidentes y actualización de la aplicación.

Beneficios de implementar AMS en una empresa:

  • Soporte técnico y monitoreo permanente: el proveedor de tercerización queda a cargo de las operaciones centrales, por lo que la renuncia de un miembro del equipo, ausencia por vacaciones o reposo médico ya no serán una preocupación para la compañía, ni para el resto del equipo. Con un socio de AMS, nadie tendrá que asumir trabajo adicional y mayor estrés durante el proceso de capacitación y contratación.
  • Acceso a todas las novedades tecnológicas: delegar la revisión y mantenimiento de las aplicaciones a un proveedor especializado que dé soluciones enfocadas para AMS, es también una oportunidad para ir obteniendo toda la nueva tecnología que se va gestando en el área. La mayoría de los proveedores de servicios administrados cuentan con profesionales expertos en una gran variedad de aplicaciones.
  • Aprovechamiento de la tercerización para optimizar servicios adicionales: cuando se externaliza con un proveedor de soluciones que ofrece buenos resultados, también puede confiar otras funciones centrales de la compañía a ese mismo proveedor. Es una gran ventaja porque este proveedor tiene conocimiento sobre cómo opera su negocio por lo que puede aportar ideas o soluciones para servicios adicionales que ayuden a mejorar a la compañía en general.
  • Mayor oportunidad para que la empresa pueda crecer: Si aumenta el alcance del proyecto del cual el equipo subcontratado se está encargando o se extiende la cartera de aplicaciones, es mucho más fácil escalar e incluir más miembros que puedan estar al día con los retos de crecimiento de la empresa.
  • Se minimiza el riesgo de tiempo de inactividad: la tercerización para mantenimiento de aplicaciones garantiza la continuidad del trabajo de TI y reduce cualquier tiempo de inactividad que pueda afectar tanto a la empresa como a los clientes. Debido a que el equipo de AMS se encarga de optimizar o implementar nuevos sistemas o nuevas tecnologías, el resto del equipo de la empresa puede permanecer enfocado en el negocio principal.

Conclusión
El proveedor de AMS asume la responsabilidad de administrar una buena parte o la totalidad de las aplicaciones de su cliente, todo depende de lo que la compañía necesite. Este servicio se centra en hacer más eficiente la gestión, implementación o soluciones de los problemas que se presenten, a fin de aumentar el valor comercial de las aplicaciones.

Un equipo de AMS no solo se enfoca en aspectos de importancia como el ahorro de costos, también pueden ocuparse de los requisitos estratégicos de las empresas que los contraten. Lo mejor de este servicio es que son capaces de conocer a ciencia cierta el valor de las aplicaciones y trazar una ruta para su evolución en el futuro.