Una de las etapas fundamentales en un proyecto de Desarrollo de Software es la fase Testing & QA, la cual nos permite identificar posibles fallas en el diseño, usabilidad, seguridad y más aspectos. También permite conocer el rendimiento de cada función del software y/o aplicación, así como sus componentes y características.
 
¿Qué es el Testing Funcional?
Su objetivo se basa en comprobar si las funcionalidades del desarrollo se realizaron siguiendo las especificaciones y requisitos del cliente, así como sus necesidades iniciales. De esta manera se detectan las posibles fallas de las fases anteriores.
En todo proceso de testing de funcional solemos encontrar:

  • Smoke Testing.
  • Unit Testing.
  • Integration Testing.
  • Regression Testing.
  • User Acceptance.
  • Localization.

¿Qué es el Testing No Funcional?
Evalúa la forma en la que un desarrollo y/o aplicativo opera, haciendo foco en sus atributos y calidad. Asegurando así una buena experiencia del usuario, más allá de las funcionalidades que debería tener.
Los tipos de Testing No Funcional más comunes son:

  • Volume Testing.
  • Performance Testing.
  • Usability Testing.
  • Scalability Testing.
  • Stress Testing.
  • Load Testing.
  • Portability Testing.
  • Compliance Testing.
  • Disaster Recovery Testing.

Conclusiones
Como mencionamos previamente, la fase de Testing cada vez más toma importancia en las empresas debido a que no solo permite que las compañías lancen al mercado sus desarrollos y aplicativos sin errores ni problemas, sino que también aumenta la calidad de los mismos al prever, de antemano, cuáles son las fricciones más comunes con las que se encuentran los usuarios, desarrollando innovadoras formas de mejorar cada vez más la experiencia del usuario final.