Nuestro Blog

Nuestro equipo de especialistas quiso compartir algunos artículos sobre tecnologías, servicios, tendencias y novedades de nuestra industria en la era de la transformación digital.

En todas las épocas han existido organizaciones e instituciones centradas en la creación y difusión del conocimiento, desde las corporaciones medievales hasta las grandes empresas de principios de siglo. Sin embargo, los últimos años se han caracterizado especialmente por la creación, acumulación y difusión de conocimiento dentro de las empresas. ¿Su empresa tiene una gestión eficaz del conocimiento?

Desde mediados de la década de 1980, la creciente competencia a nivel mundial de las organizaciones profundizó la búsqueda de mecanismos, prácticas y herramientas que permitiesen incrementar la eficiencia y rentabilidad de las empresas. En este marco, las corrientes de explotación o desarrollo de capacidades corporativas aparecieron como una estrategia de generación de valor. Esto, sumado a los avances tecnológicos en la transmisión de información y conocimiento, dio lugar al concepto de capital intelectual y organizaciones de aprendizaje.

Así, el conocimiento de las personas y las organizaciones es hoy un elemento diferenciador y de difícil gestión dentro de los activos que componen el capital intelectual. Es aquí donde aparece la importancia y la necesidad de gestionar el conocimiento como forma de conservar e incrementar el capital intelectual de las organizaciones.

En este artículo proponemos analizar en conjunto algunas pautas que las empresas deben tener en cuenta en el proceso de gestión del conocimiento, de manera que pueda aplicar estas estrategias en su empresa. En este sentido, vamos a analizar ciertos aspectos fundamentales para que pueda evaluar el estado actual de su organización en materia de gestión del conocimiento.

Los principios estratégicos de la gestión del conocimiento.

Como ya hemos destacado anteriormente, la gestión del conocimiento representa un eje central de la ventaja competitiva de una organización. Esto se refleja principalmente en las empresas de tecnología, donde el conocimiento y las habilidades de los empleados y colaboradores representan un activo de gran valor para la organización: las operaciones diarias se basan esencialmente en este activo. Pero, ¿cuáles son los elementos que hay que tener en cuenta a la hora de poner en práctica una filosofía basada en la gestión del conocimiento? Analicémoslos juntos…

  • La implementación de la gestión del conocimiento tiene que venir motorizada desde la organización y estar en consonancia con la visión estratégica.
  • Será clave que la organización pueda articular alguna metodología de trabajo orientada a la gestión del conocimiento. Hay diferentes autores y empresas que desarrollaron metodologías útiles, como las comunidades de práctica, la visión del capital intelectual y algunos modelos específicos como el de Nonaka y Takeuchi.
  • La metodología de trabajo seleccionada debe estar basada en la estructura de la organización, contar con un marzo de gestión claro y ordenar las operaciones en planes de acción controlables.

Interesante, pero… ¿qué es la gestión del conocimiento?

La gestión del conocimiento (KM por sus siglas en inglés) se ha convertido en un campo independiente pero transversal al resto de los departamentos de las empresas. Se puede definir como una combinación de sistemas de información y experiencias laborales que ayudan a la empresa a organizar, analizar, crear y compartir mejor la información.

La gestión del conocimiento persigue una amplia variedad de objetivos. En primer lugar, podemos mencionar que incentiva a los empleados creando un ambiente corporativo para compartir conocimientos con el fin de elevar el nivel de eficiencia de las personas. Asimismo, crea valor para el trabajo que se realiza a través de una buena planificación, gestión y desarrollo de los empleados de la organización con el fin de gestionar clientes y evaluar qué prácticas están funcionando con eficacia.

La gestión del conocimiento a largo plazo también ayuda a atraer capital intelectual para encontrar soluciones adecuadas a los problemas que la empresa u organización pueda enfrentar.

Los beneficios de la gestión del conocimiento.

Uno de los beneficios de la gestión del conocimiento es que contribuye a la mejora continua de la organización y la capacidad de tomar las decisiones correctas. Aumenta la eficacia y eficiencia de los empleados, lo cual permite ahorrar tiempo y esfuerzo. De esta forma, la empresa puede utilizar y aprovechar los recursos de los cuales dispone para lograr sus objetivos, así como también explicar experiencias pasadas y poner en práctica las enseñanzas en el trabajo.

El enfoque es claro: La gestión del conocimiento permite estandarizar el proceso de registro de la información y el conocimiento disponible en una empresa a fin de aprovecharlos en la toma de decisiones y en operaciones futuras.

 Cómo convertirse en una organización de aprendizaje

Una organización de aprendizaje es experta en la creación, adquisición y transmisión de conocimientos y sabe modificar su comportamiento para adaptarse a nuevas ideas y conocimientos. La organización de aprendizaje es aquella que expande la mejora continua.

Las disciplinas que debe desarrollar una empresa para transformarse en una verdadera organización de aprendizaje son:

  • pensamiento sistémico. La empresa debe preocuparse y enfocarse en los procesos a fin de lograr una visión de la organización como un todo.
  • Dominio personal. Los empleados de la empresa deben estar debidamente capacitados. En este sentido, el desarrollo personal y profesional de los integrantes de la empresa debe ser el adecuado para lograr los objetivos propuestos en materia de conocimiento.
  • Modelos mentales organizacionales. Desarrollo de modelos mentales en la organización, como mecanismos de pensamiento a través de los cuales los empleados conceptualicen su forma de entender y explicar cómo funcionan las operaciones diarias y estratégicas de la organización. El liderazgo y la cultura corporativa son esenciales para lograr este objetivo.
  • Desarrollo de una visión compartida entre los empleados, la gerencia y todas las partes interesadas.
  • Aprendizaje en equipo. Se debe priorizar el diálogo y eliminar los supuestos; la empresa debe comenzar a desarrollar el pensamiento colectivo.

Nos gustaría compartirle la siguiente lista de verificación que podrá ayudarlo a evaluar su empresa para saber si es o no una organización de aprendizaje.

En conclusión, la gestión del conocimiento es muy importante en la actualidad, y el poder competitivo de las organizaciones, así como su ventaja competitiva, depende en gran medida de la forma en que gestionan su conocimiento. Su empresa podrá aprovechar la gestión del conocimiento mediante la optimización de procesos, la implementación de estrategias y el desarrollo de habilidades.