Nuestro Blog

Nuestro equipo de especialistas quiso compartir algunos artículos sobre tecnologías, servicios, tendencias y novedades de nuestra industria en la era de la transformación digital.

¿Escuchaste hablar de la nube? El término Cloud Computing viene resonando hace ya algunos años. Seguramente has escuchado sobre sus virtudes, como que permite una mayor productividad y seguridad en todos los trabajos. Pero a la hora de decidir implementar soluciones de Cloud Computing en tu empresa, surge un desafío importante: ¿Qué tipo de nube deberías utilizar? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre las distintas tipologías de Cloud, para que puedas tomar la decisión correcta.

 

Tipos de Cloud Computing que debe conocer

Al seleccionar el sistema de Cloud a implementar en tu organización, cuentas con cuatro tipos distintos: nubes públicas, nubes privadas, nubes híbridas y multinubes. Asimismo, contamos con tres tipologías de servicios de Cloud Computing: Infraestructura como Servicio (IaaS), Software como Servicio (SaaS) y Plataforma como Servicio (PaaS).

Pero… ¿cuáles son las similitudes entre ellos? Todos extraen, agrupan y comparten recursos informáticos en una red. De esta forma, se inicia el proceso de computación en la nube (o Cloud Computing), que es un sistema que ejecuta cargas de trabajo. En este sentido y para facilitar la administración, las herramientas de Cloud suelen incluir un sistema operativo, una plataforma de gestión, virtualización o automatización, entre otros elementos.

Sin embargo, también hay varias diferencias. Nos gustaría poder contártelas a continuación!

 

Nubes públicas

Microsoft define a las nubes públicas como aquellas que se crean a partir de una infraestructura de TI externa al usuario final. Por ejemplo, algunos proveedores conocidos son Google Cloud, Amazon Web Services (AWS) e IBM Cloud. Hasta hace algún tiempo, las nubes públicas se ejecutaban fuera del sitio.

Sin embargo, los proveedores de nube pública han comenzado a ofrecer estos servicios en los centros de datos locales de sus clientes. Entonces, ¿cuándo se vuelven “públicas”? Cuando los entornos están particionados y se distribuyen entre múltiples usuarios.

 

Nubes privadas

Las nubes privadas consisten en sistemas de nube que están específicamente dirigidos a un usuario final, pero que también pueden ser un grupo de ellos. Esto significa que muchas nubes pueden convertirse en nubes privadas en los casos en que la infraestructura de TI esté destinada solo a un cliente, de forma aislada.

Sin embargo, también se debe tener en cuenta que hoy en día existe una tendencia en las organizaciones hacia la creación de nubes privadas en centros de datos de terceros fuera de las instalaciones. En otras palabras, las nubes privadas ya no necesitan provenir de una infraestructura de TI local. A continuación te contamos sobre los dos subtipos de nubes privadas con los que te puedes encontrar:

  • Nubes privadas exclusivas. Puedes entenderlas como nubes dentro de otras nubes. Es decir, puedes tener una nube exclusiva en una nube pública, pero también una nube privada. Esto sucede en las grandes empresas. Por ejemplo, el departamento de contabilidad puede tener una nube dedicada dentro de la nube privada corporativa.
  • Nubes privadas administradas. En este caso, los clientes crean y usan una nube privada administrada por un proveedor externo. Este tipo es perfecto para aquellas empresas que no cuentan con los recursos o habilidades necesarias para autogestionar sus nubes.

 

cloud computing

 

Nubes híbridas

Estos tipos de Clouds se conforman como un mix de las dos tipologías anteriores. Google define las nubes híbridas como ambientes de TI que se crean en multiplicidad de entornos y se conectan a través de redes de tipo LAN, WAN, VPN, o API.

¿Y cuáles son las características de estas nubes? Suelen ser los más complejos. Una nube híbrida, al igual que los modelos híbridos de aplicaciones, se compone de una combinación de elementos. En este caso, suele tener al menos una nube privada y una nube pública. También es posible tener dos o más nubes privadas, dos o más nubes públicas y un entorno virtual conectado a una nube, generalmente con un sistema operativo.

Esto nos permite entender que los sistemas de TI se transforman en nubes híbridas cuando las aplicaciones se trasladan a diferentes entornos. Todos estos entornos digitales necesitan ser gestionados como un único entorno, a través de una plataforma que se integre en la organización y gestión.

 

Multinubes

El último tipo de Cloud del cual queremos hablarte son las Multinubes. Éstas constan de al menos dos servicios en la nube, por lo que se prevén al menos dos proveedores de nube pública o privada en simultáneo. ¿Te parece similar a lo que mencionábamos sobre las nubes híbridas? Es que todas las nubes híbridas son a su vez multinubes, pero no todas las multinubes son híbridas.

Las multinubes se vuelven híbridas solamente en los casos en que se conectan varias nubes a través de alguna integración. El entorno digital de múltiples nubes se puede crear a propósito, por ejemplo, cuando los datos sensibles necesitan ser controlados. También pueden generarse aleatoriamente, por ejemplo, luego de usar un software no aprobado por la empresa.

 

Entonces, hemos visto que existen diferentes sistemas de computación en la nube. Ninguna alternativa es superadora o “la mejor”, sino que depende de las necesidades específicas de cada organización. Todas ellas pueden ser útiles, dependiendo de los diferentes contextos. Por ello, es clave que sepas cuáles son tus objetivos a la hora de contratar este software.

En resumen, hemos analizado los diferentes tipos de computación ruidosa y lo que debes tener en cuenta al optar por uno de ellos. ¡Guarda este artículo para cuando necesites implementar la nube en su empresa!