Nuestro Blog

Nuestro equipo de especialistas quiso compartir algunos artículos sobre tecnologías, servicios, tendencias y novedades de nuestra industria en la era de la transformación digital.

En nuestro artículo anterior, “Puntos clave sobre DevOps” conversamos sobre qué es DevOps y cómo puede ayudarte a optimizar elementos clave en tu empresa, como acortar tiempos de lanzamiento, acelerar la realización de nuevos productos y servicios y reducir costos. En este artículo conoceremos más sobre unas buenas prácticas para empezar a implementar esto a la brevedad posible.

Haciendo un breve repaso, DevOps se refiere a las palabras ‘Desarrollo’ y ‘Operaciones’, se trata de una disciplina que, a pesar de ser relativamente reciente, ha permitido que muchas empresas y organizaciones puedan replantear sus procesos por otros más eficientes y ágiles, logrando aumentar su competitividad y eficiencia.

Buenas prácticas sobre DevOps
A ciencia cierta, existen incontables beneficios sobre la implementación de esta metodología, teniendo en cuenta que esta no implica una mejora en lo que respecta la tecnología o productividad en sí misma, sino que permite agilizar el nivel de comunicación y colaboración entre los departamentos para óptimas ejecuciones de operaciones, tiempo y calidad de entrega.

Adoptar este nuevo proceso no ocurre de la noche a la mañana, y los resultados esperados podrían verse afectados negativamente si la empresa realiza una implementación ineficaz.

En Huenei usamos esta metodología para aumentar la efectividad de nuestros equipos de desarrollo de software, así como en mejorar la calidad de las constantes entregas en Software a Medida, Aplicaciones Móviles, involucrándola en los procesos de Testing & QA y UX/UI. Por lo que recomendamos seguir estas prácticas:

1 – Proceso continuo de integración (PCI)
Este proceso se sustenta fuertemente en las metodologías ágiles, su principio es el de reducir los tiempos de implementación y despliegue (deployment), logrando en dividir en más partes un proyecto, realizando entregas paulatinas.

¿En qué podrían ayudar? Como el equipo de desarrolladores constantemente revisa los cambios en el código del repositorio, pueden detectar más rápidamente cualquier tipo de falla e incluso, mejorar constantemente la ejecución de la operación. Son estos hallazgos tempranos en el ciclo de vida del software los que ayudarán al departamento de desarrollo a resolver problemas casi en el acto (e incluso, prevenirlos).

2 – Entrega continua
Podría decirse que este paso acompaña al anterior, ya que, al comenzar con el desarrollo, la construcción, las pruebas unitarias, el análisis de código estático y las pruebas de seguridad del análisis estático en el PCI, promueve una automatización de pruebas funcionales, de integración, de rendimiento y de seguridad, junto con la administración y la implementación de la configuración.

Como estas últimas son áreas críticas para la automatización y, en un contexto de DevOps, son esenciales, es un tipo de práctica que aumenta la cantidad de pruebas y verificaciones en las distintas etapas en ciclos manuales y automatizados del código.

Además de permitir a un equipo el construir, testear y lanzar la base de código de una forma rápida y con mayor frecuencia, que al dividirlo en ciclos de menor tamaño y duración, acelera los procesos de las organizaciones, permitiendo que puedan realizar más lanzamientos, reducir despliegues manuales y disminuir los riesgos de fallas en producción.

3 – Gestión en la comunicación
Elemento clave en la gestión DevOps, ya que tiene como foco el mantener informada a todas las partes interesadas relacionadas con el desarrollo, la operación y la implementación, teniendo en cuenta de que estamos integrando las tareas de distintos departamentos. Por ende, la comunicación es imprescindible y se vuelve un elemento fundamental para una total adopción, manteniendo a todos en la misma página para involucrarlos en todo el proceso, estar al día con la organización y evitar dudas entre ellas o los productos finales.

Para aplicar la estrategia correctamente, es vital mantener a todos los equipos y miembros al tanto, de esa forma se garantiza que los líderes de la organización (desde los departamentos de ventas, producción y gerencia) se puedan involucrar en los proceso y guíen al equipo de desarrollo a realizar los cambios exitosos, desde sus perspectivas y conocimientos.

4 – Automatización de pruebas
En el desarrollo de software, la realización de pruebas periódicas es imprescindible para crear código de calidad, lo cual es algo vital para implementarlo en una gestión de DevOps, no solo porque se ahorra tiempo al realizar rápidamente tareas tediosas y lentas, sino porque permite identificar rápidamente fallas tempranas en los procesos previos al despliegue.

Este es en sí el núcleo de la agilidad y la innovación, ya que el tiempo adicional que tendrán los miembros del equipo puede ser invertido en tareas de mayor valor agregado o en monitorear los resultados de los nuevos procesos, identificando fallas y oportunidades de mejora.

5 – Monitoreo continuo
Como todo cambio cultural y de procesos de trabajo, este requiere un monitoreo cercano y continuo para prever e identificar que todas las acciones se estén realizando correctamente y que el desempeño es el esperado.

La entrega continua de los comentarios de todos los miembros de la organización en tiempo real es vital para la organización; desde el equipo de producción que ejecutar la aplicación hasta el cliente final en la etapa de lanzamiento oficial. De esta manera, logramos que el desarrollador pueda beneficiarse de todos los comentarios valiosos sobre la experiencia del usuario final en el proceso y a su vez, modificar el código para cumplir con las expectativas del usuario final.

Conclusiones
Con un entorno empresarial en constante evolución y un panorama tecnológico en continua mejora y crecimiento, las organizaciones deben buscar mantenerse a la vanguardia, con DevOps pueden aumentar la velocidad y la calidad de las implementaciones de software al mejorar la comunicación y la colaboración entre las partes interesadas.

En sí, estas buenas prácticas permiten crear una guía clara para orientar a cualquier compañía, de cualquier tamaño e industria, a sumergirse en el cambio cultural necesario, logrando aumentar la productividad y eficiencia a través de entregas de alta calidad, sumando transparencia a sus procesos y colaboración abierta a través de equipos de desarrollo y operaciones.

Si querés conocer más sobre nuestros procesos, te invitamos a visitar nuestra página sobre Software Development.