En la actualidad, dada la velocidad de los cambios que se presentan en la industria del desarrollo de software, a las empresas les resulta muy complejo poder mantenerse actualizadas, tanto en herramientas como en metodologías que les permitan llevar adelante de manera eficiente sus procesos de desarrollo de aplicaciones.
Por otro lado, la escasez de talento especializado, hace que la tarea de armar equipos profesionales que puedan llevar adelante proyectos de desarrollo, sea cada vez más difícil y costosa.
 
El modelo de equipos dedicados
El modelo de externalización del desarrollo de software a través de equipos dedicados puede aportar una solución eficiente y confiable, a la hora de llevar adelante proyectos de construcción de un nuevo software, el mantenimiento o la modernización de aplicaciones existentes, o el desarrollo de un MPV.
 
Dependiendo de las necesidades del cliente, la empresa proveedora de servicios de desarrollo arma un equipo de profesionales en los que suele incluir: un gerente de proyecto o scrum master, analistas de negocios, arquitectos, desarrolladores, ingenieros de control de calidad y diseñadores de UI / UX entre otros perfiles.
Todos ellos estarán dedicados de forma exclusiva, durante el tiempo que dure el servicio llevando adelante el o los proyectos del cliente y aportando su know how técnico y metodológico.
 
Factores clave
Las metodologías ágiles aportan un marco metodológico a los equipos dedicados y les permiten auto-gestionarse para cumplir en tiempo y forma las actividades necesarias para lograr el éxito de los proyectos en línea con las expectativas del cliente.
Además, este enfoque posibilita reducir los márgenes de error y riesgo gracias a su lógica de trabajo gradual permitiendo ganar flexibilidad, facilitar la mejora continua y fomentar el trabajo colaborativo.
 
No obstante, más allá de la forma de trabajo elegida y para que esta clase de proyectos sea exitosa existen dos factores que son primordiales y requieren una especial atención: la comunicación y la coordinación entre el cliente y su proveedor y del equipo de desarrollo.
Hoy se cuenta con un gran número de aplicaciones orientadas a apoyar estas tareas lo que facilita y asegura una prestación planificada y de calidad. La recomendación es no subestimar estos aspectos y apoyarse en las mejores herramientas disponibles.
 
¿A quién le sirve este modelo?

  • Empresas cuyo core no es el desarrollo de software y prefieren enfocarse en su actividad principal.
  • Compañías que tienen sus equipos de desarrollo propio, pero necesitan un socio especialista que los ayude cuando las demandas del negocio superan su capacidad.
  • Startups que requieren lograr un buen time to market, y encuentran en equipos de desarrollo locales u offshore, una alternativa eficiente para la construcción de su producto.
  • Empresas que requieren un equipo con un conocimiento específico, el manejo de una nueva tecnología, un dominio tecnológico complejo de tener o mantener puertas adentro de su organización.
  • Seguramente este modelo puede servirle a muchas otras organizaciones que no cumplen exactamente con las características de las descritas anteriormente. Lo importante es a partir de las detalladas mas arriba, poder inducir la aplicabilidad en otras no contempladas.

¿Cuáles son los beneficios?
En realidad, los equipos de desarrollo dedicados ayudan a las organizaciones a hacer crecer sus negocios a partir de la aplicación de nuevas tecnologías, les permiten usar sus presupuestos de manera eficiente y les generan importantes reducciones en los tiempos de los proyectos, posibilitando llegar antes que sus competidores al mercado.
 
Todo esto, sin que el cliente deba resignar el control y seguimiento total de sus objetivos y del alcance de los requisitos de los proyectos
Con el paso del tiempo, los equipos comienzan a conocer cada vez más de la dinámica y el negocio del cliente, convirtiéndose en un aliado fundamental de su estrategia de desarrollo y logrando inmejorables tasas de productividad.