Si está leyendo esto, probablemente ya haya oído hablar de la gestión de proyectos Agile y haya evaluado los beneficios para su empresa. Agile está siendo utilizado en varias industrias debido a su proceso altamente colaborativo y eficiente, que fomenta la productividad y la innovación.
Ahora que evaluó sus opciones y ha decidido cambiar a Agile, ¿cómo puede garantizar que la transición sea sencilla para su empresa, sus empleados y sus clientes? Los siguientes consejos lo ayudarán a maximizar las posibilidades de que su organización cambie a Agile sin problemas.

Evalúe tus objetivos comerciales

Cada decisión que tome debe estar en línea con sus objetivos. Esto no es diferente al hacer la transición a Agile. Por más que sea beneficioso para su negocio, debe evaluar si se relaciona con los objetivos generales de la empresa.

Analiza la cultura de tu empresa

Incorporar la gestión de proyectos Agile requiere un cambio completo de mentalidad. Esto se aplica a todos, desde la gerencia hasta los desarrolladores. Debe tener un equipo que pueda adaptarse fácilmente al cambio y adopte una nueva forma de pensar para una transición sin problemas.

Obtenga la ayuda de un experto y aprenda de las experiencias de los demás

Esto es evidente. Definitivamente debe tener a alguien con experiencia en Agile para que lo guíe en el proceso de transición. Además, como su empresa no está en una burbuja, descubra cómo fue la experienca para otras que ya hicieron su transición a Agile.

Documentar el plan de transición y proporcionar vías para la retroalimentación

La frase no planificar es planificar el fracaso se vuelve realidad en la transición a Agile. No solo eso, sino que su plan debe estar debidamente documentado para evitar incertidumbre y así proporcionar una guía para todos. Uno de los aspectos más importantes de Agile es que fomenta la colaboración. Asegúrese de que pueda obtener retroalimentación a lo largo del proceso de parte de su equipo y también de sus clientes.

Pruébalo en un par de proyectos primero

Este es un enfoque bastante lógico al incorporar la gestión de proyectos Agile en su empresa. Comience con proyectos más pequeños para ir aprendiendo a dominarlo. De esta forma, podrá corregir fácilmente los problemas encontrados y su equipo puede familiarizarse con el nuevo método.

Haga que todos compren la idea

Una compañía es tan buena como su gente. Todos, desde la gerencia hasta los desarrolladores part-time, deberían identificarse con la transición a Agile y poder ejecutarla. También beneficia a sus clientes cuando reconocen y entienden los cambios que han realizado y el beneficio general que aporta Agile.

Finalmente, haga el movimiento

Si todo ha ido bien hasta ahora, ha apretado los tornillos sueltos y ha conseguido que todos estén a bordo, es hora de hacer el cambio oficialmente. La comunicación es muy importante en esta etapa, de modo que todos estén al día con el progreso que se está logrando.